in

Varones Unidos

“Eres una hija de puta, voy a ir a tu casa a violarte”

El Día Internacional de la “No Violencia de género” se conmemora anualmente el 25 de noviembre para denunciar la violencia que se ejerce sobre la mujer en todo el mundo. (Fuente WIKIPEDIA)

Varones Unidos es una de las asociaciones por los derechos de los hombres notablemente anti-feminista y dio nombre a la velada artística feminista organizada por VOLTarte en la sala Entresuelo (Granada):

Varones Unidos

Contenido altamente ofensivo

 

La velada artística tomara vida el 23 de noviembre a las 22:00h en la Sala Entresuelo

(Plaza de San Agustín, 2- Granada)

Disfrutarás de una palpable y brutal bofetada inspirada de abusos diarios ocultos ejercidos sobre la mujer silenciosa y silenciada a través de varias propuestas artísticas:

  • Exposición colectiva con las artistas Dulcinea Enamoneta, Rosario Beas, Marian A. Lozano, Rocío Velázquez. Investigación gráfica centrada en la violencia ejercida por el género masculino sobre género femenino. Cada artista, a través de su lenguaje plástico, aporta su interpretación sobre la temática presentada.
  • Iván Hervás De Chivería nos hará cuestionar la cruda realidad de la ideología que se esconde detrás de ‘Varones Unidos’ a través de lo que el artista define como performance – acción – happening.
  • Sesión de proyecciones de videos cortos con contenidos altamente ofensivos.
  • Tablón de vivencias, siguiendo la idea del movimiento #Me Too de expresar situaciones incomoda, todas las personas que quieran denunciar abusos del

Considerando la historia del ser humano, nuestra civilización actual disfruta de grandes avances sociales fruto de la mal llamada “Declaración de los Derechos del Hombre” al final de la edad moderna. Los grandiosos avances en los derechos del hombre y su comunidad se quedan cojos debido a que la heredada idea tradicional, convertida en dogma, en la cual el género femenino absorbido por su binomio es políticamente avalada por la Asamblea Nacional Constituyente francesa en 1789.

La valiente filósofa política francesa Olympe de Gouges, tomó la fatal iniciativa de criticar la Declaración echa por y para el género masculino. Denunció que el género femenino no fue representado (época en la que, ellas son legalmente subordinadas a ellos). Redactó dos años después “La Declaración de los Derechos de la Mujer y de la Ciudadana” proponiendo la emancipación femenina en el sentido de la igualdad de derechos. Los varones (cabe precisar que, en nuestra investigación, esa denominación no representa el conjunto del género masculino) se sintieron absurdamente amenazados. Unidos y organizados acabaron condenándola a la guillotina.

Incongruentemente, 229 años después, y a pesar de la evolución intelectual del ser humano, el pensamiento machista sigue en pleno esplendor, una lacra exponencial que debería ser aniquilado por la lucha feminista (movimiento por la equidad de derechos de cada persona en la sociedad en la que conviven) y el apoyo del conjunto de la ciudadanía civilizada.  

Lamentablemente, una tradición convertida en verdad absoluta es extenuantemente difícil de romper radicalmente: un ser humano no es superior a otro por el simple hecho de pertenecer a un género, ¿en qué cabeza no cabe esa lógica?.

El varón no idea una sociedad humana equitable donde reina una convivencia con todos los individuos, respetando las diferencias de cada uno de ellos. El varón se siente conminado como un animal en la jungla en la cual lucha para preservar sus evidentes privilegios por ser el autodenominado “sexo fuerte”.

En este sentido, a día de hoy, los movimientos por los derechos de los hombres, con la ayuda de Internet, salen como champiñones venenosas propagándose en el planeta Tierra. En estos movimientos organizados anti-feministas, la palabra “hombre” es definida exclusivamente para nombrar el género masculino. Es trágico que, antaño, guillotinaran a Olympe de Gouges por denunciar que la palabra “hombre” no representa el genero femenino, y que hogaño el varón opresor reclama la palabra “hombre” exclusivamente para el genero masculino. La historia de nuestra civilización nos hace entender que el lenguaje inclusivo es imprescindible porque cada individuo de una sociedad debe sentirse representado a igual partes evitando el principio establecido e inamovible que admite que algunos géneros sean dominantes, opresores y otros dominados, oprimidos. En 1948, la Asamblea General Naciones Unidas empleo en el documento declarativo un lenguaje inclusivo empleando un vocabulario neutro: Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La insólita asociación Varones Unidos, autodefinida “insurrección masculina” da nombre al la unión artística feminista que os presentamos.

El movimiento internacional #MeToo permitió evidenciar a una mayoría de mujeres (y por extensión el colectivo LGTBIQ+) son perseguidas por el sexo fuerte (varones con una ideología ultra-derechista).

Lo que marca el movimiento #MeToo, a parte de la crueldad soportada, es el silencio en el cuál hemos estado todas. Por eso, hemos emprendido una investigación a través de entrevistas. Pedimos a mujeres de nuestro entorno contarnos un recuerdo de violencias verbales sometidas por el género masculino en las calles. Todas las edades de las personas encuestadas son representada en esta investigación.

Los resultados son inconcebibles pero no sorprendentes para quien sufre en sus carnes esas agresividades diarias y gratuitas.

Los abusos verbales de varones desconocidos son tan bruscos que varias mujeres declararon ser amnésicas de esos recuerdos, protección que el cerebro del ser humano practica en caso de vivencias traumáticas.

La mayoría de las mujeres afirman que después de sufrir los abusos verbales de gracia por desconocidos en nuestras calles practican el voto de silencio.

Lo sufrimos, lo aguantamos, lo silenciamos.

El proyecto “Varones Unidos, contenido altamente ofensivo” trata de romper ese silencio.

Sé participe, exprésate, comparte.

¡Teléfono arabe!